fbpx

Enseñe a sus hijos a vivir saludablemente, comenzando cuando son pequeños. Esto los ayuda a evitar tomar decisiones poco saludables y desarrollar malos hábitos de por vida. Es importante que los padres den un buen ejemplo, decirles a sus hijos qué hacer no siempre funcionará también necesitan verlo a usted eligiendo hábitos saludables.

“Los niños en los  últimos tiempos pesan más de lo que deben, esto se debe a que comen demasiada comida rica en grasas y azúcares, pasan menos tiempo haciendo actividad física. Los niños que luchan con el peso tienen un mayor riesgo de futuros problemas de salud, que pueden incluir diabetespresión arterial alta, colesterol alto, enfermedades cardíacas y cáncer[1] (Dr. Pedro López, Endócrino. 2020).

Una alimentación variada garantiza que el niño obtenga los nutrientes que necesita, aunque él tiene sus platos favoritos, es importante animarle (sin obligarle) a probar cosas nuevas. El gusto de los pequeños es cambiante y poco a poco aceptarán la verdura que al principio no querían ni ver.

El equilibrio se refleja en la proporción diaria de hidratos de carbono, proteínas y grasas. La alimentación de hoy día tiende a desequilibrarse porque los hábitos no son saludables: o tomamos mucha proteína o nos pasamos con los hidratos de carbono.

Cuide a su hijo de la siguiente manera:

  1. Preste atención al tipo de comida que compra: Compre una variedad de alimentos saludables, reduzca o limite la comida chatarra, siempre tenga frutas y verduras frescas disponibles.
  2. Consuma porciones adecuadas: Lea la etiqueta de información nutricionalpara saber cuánto es una porción.
  3. Coman los bocadillos y las comidas juntos, en familia: Coma en la mesa y no frente a la televisión.
  4. Dele a sus hijos mucha agua y leche para beber: Limite o evite las bebidas azucaradas y de calorías regulares, que incluyen jugos de frutas, refrescos, bebidas deportivas, bebidas energéticas, leches azucaradas o con sabor y tés helados azucarados.
  5. Supervise las actividades de sus hijos: No deben pasar más de dos horas al día frente a la pantalla. También debe establecer límites de tiempo en los teléfonos inteligentes como parte del tiempo frente a una pantalla, en lugar de esto, promueva la actividad física.
  6. Haga que la actividad física sea parte de la rutina de su familia: Salga a caminar, visite la piscina comunitaria o dé un paseo en bicicleta. Anime a sus hijos a probar actividades grupales, como deportes en equipo o artes marciales, que pueden ayudar al crecimiento y a la autoestima de un niño.
  7. Enseñe a sus hijos hábitos bucales saludables: Esto incluye cepillarse los dientes dos veces al día y usar hilo dental una vez al día. Llévelos al dentista para limpiezas regulares cada seis meses.
  8. Asegúrese de que sus hijos descansen lo suficiente: Hable con su médico sobre la cantidad de sueño que su hijo debería dormir para su edad. Enséñele a su hijo la importancia de los controles de salud regulares.

[1] LÓPEZ Juan. (2020). Endocrinología Pediátrica: Alimentación y hábitos para niños. Málaga

× ¿Cómo podemos ayudarte?